lunes, 29 de septiembre de 2014

10 errores cometidos por los emprendedores.

Estos son 10 errores que nos señala merkreative, que son cometidos por los emprendedores, importante, leerlos y comprenderlos para retomar de mejor manera nuestro emprendimiento. 

1. No definir el concepto de éxito para tu proyecto.

Independientemente de los objetivos que te hayas propuesto, necesitas definir qué es éxito para ti en el proyecto que estás emprendiendo.

Para algunos, su objetivo en un proyecto puede ser ganar mucho dinero, mientras que para otros puede ser suficiente con ganar el dinero necesario para no tener que trabajar más como empleado. Al mismo tiempo, para otros puede ser simplemente la vía para expresar su pasión, aprender y crecer, algunos más tendrán la convicción de crear un proyecto que beneficie a otras personas. Es decir, el mismo proyecto o negocio, puede significar distintos objetivos para distintas personas. Tú necesitas definir el tuyo.

Cómo he comentado antes: “la sociedad, la familia y los amigos tratarán toda la vida de definir lo que el éxito debe ser para ti. El gran error que puedes cometer es vivir tu vida para cumplir las expectativas de otro y al final darte cuenta de que la escalera que subías estaba en la pared equivocada.”


2. No saber qué oportunidades son las que realmente deberían tomar.

Definir lo que significa éxito para tu proyecto o negocio te llevará a decirle “NO” a muchas cosas para poder decirle “SÍ” a otras.

Algo que vas a experimentar a medida que tu proyecto crece, es que comenzarán a llegarte muchas oportunidades. El gran error que cometemos todos los emprendedores novatos es: pensar que no podemos dejar pasar ninguna oportunidad (porque alguna de esas oportunidades podría ser ese “boleto de lotería que tanto soñamos”, esa gran oportunidad que le dé el impulso a nuestro negocio). Desgraciadamente no es así, la consecuencia es que decir “SÍ” a cada “oportunidad” trae desenfoque, ineficiencia y desgaste.

Por esta razón es muy importante definir a cuáles oportunidades le vas a decir “SÍ”, y cuáles oportunidades le vas a decir “NO”. Pero como saber cuáles son las oportunidades que debemos aceptar, no es sencillo y es algo que se va aprendiendo en el trayecto. Así que este error es uno de los más difíciles de evitar.

3. No salir del círculo de la familia y los amigos.
Este es el proceso que casi invariablemente seguimos todos los emprendedores novatos:
Comenzamos con nuestro negocio o proyecto.
Los primeros en apoyarnos comprando nuestros productos o servicios son: la familia y los amigos.
Cuando hemos llenado a la familia y a los amigos de nuestros productos o servicios es cuando viene la triste realidad, el negocio comienza a caer.
Nos desmotivamos y renunciamos (Fin de la historia).

La realidad es que necesitas ver tu proyecto o negocio mucho más allá que tu familia y amigos. Si ellos te apoyan al principio, magnífico. Si no te apoyan, magnífico también. No dependas sólo de tu familia y amigos para el éxito de tu proyecto. Utiliza este proceso inicial para aprendizaje, pedir feedback, practicar, pero no para sostener tu negocio.

4. Falta o exceso de confianza.
Tener confianza en uno mismo y ser optimista al momento de emprender es fundamental. Sin embargo, cuando ese optimismo empieza a cegar nuestro pensamiento realista comienzan los problemas, pues caemos en el exceso de confianza y creemos que podemos lograr cualquier con apenas levantar un dedo y sin el mayor esfuerzo.

Por otro lado, estar completamente dominado por nuestros miedos nos paraliza y no nos permite progresar. De ninguna manera es sano estar pensando constantemente en todo lo malo que puede pasar.

5. Querer hacer todo nosotros mismos.
Muchos de nosotros – y casi todos los emprendedores – comenzamos nuestros proyectos o negocios solos. Yo por ejemplo he comenzado todos mis negocios completamente sólo, algunos han fracasado por no darme cuenta a tiempo de los errores que estaba cometiendo, en cambio, otros han sido todo un éxito. Empezar solo, no es tarea fácil, se requiere de mucho esfuerzo, preparación, muchísima paciencia y sobre todo mucha perseverancia.

Comenzar solo no está mal, es un esfuerzo muy difícil, pero muchas ocasiones no nos queda más opción, pues en el mayor de los casos la constante es la falta de recursos, el problema es que con el tiempo podemos caer en el error de querer seguir haciendo todo nosotros y podemos frenar nuestro crecimiento.

Un emprendedor maduro entiende cuál es el área donde realmente agrega valor al negocio, y en el momento correcto, contrata otras personas, servicios o tecnologías para que manejen las áreas que no necesitan de él o ella.

Ésta decisión libera al emprendedor para enfocarse en aquellas áreas en las que realmente es necesaria su presencia. Gracias a este proceso de delegación, el proyecto o negocio logra crecer a nuevos niveles.

Delegar funciones muchas veces representa la diferencia entre crecer y quedarse estancado. Entrenar y contratar empleados hace que el jefe pueda ir a descansar. Este es un error muy frecuente en el emprendedor. Debe administrar sus fuerzas.Un error grave y muy típico es: Querer hacer todo nosotros mismos.

6. No contar con un plan de negocios (por escrito).
El plan de negocios es ese documento en que se describe la razón de ser del negocio o proyecto, en él se detallan las formas en las que va a entrar dinero al negocio, es indispensable para solicitar un crédito, para negociar con inversionistas. Un plan escrito ayuda a ver más allá y a no perder el foco.

7. No saber y no preguntar.
No saber no es un pecado, no preguntar sí que lo es. No atreverse a preguntar, por temor a que los clientes o la competencia piensen que somos incompetentes es un error y muchos emprendedores creemos saberlo todo acerca de nuestro negocio. Aprender a pedir ayuda para que el negocio prosperare es todo un desafío, una inseguridad que hay que superar.

8. No saber administrarse.
Muchos emprendedores cuando somos novatos perdemos el piso al comenzar a percibir los primeros ingresos creemos que ya tenemos al vida resuelta de a partir de ese momento el negocio “caminará sólo”. Muchas veces no se tiene una real dimensión de los ingresos y gastos. Al comienzo se gasta más de la cuenta, muchas veces por no ser realistas con los presupuestos. La falta de un presupuesto realista mantiene a cualquier negocio estancado por largo tiempo.No saber administrarse es uno de los grandes errores de cualquier emprendedor

9. No tener un plan de marketing.
Este es uno de los más grandes errores que cometemos todos los emprendedores cuando comenzamos con nuestros primeros proyectos. Un plan de marketing debe incluir el tamaño del mercado, la participación que se espera alcanzar, información sobre la competencia, un presupuesto y cronograma para la campaña. Al comenzar TODOS CREEMOS que tenemos el mejor producto o servicio y que todo el mundo se dará cuenta de ello, pero con un negocio nuevo uno mismo debepromocionarse.

Por esta razón es imprescindible contar con un presupuesto destinado al marketing. Cualquier cantidad de marketing ayuda. Promocionarse por el canal correcto es necesario para dar a conocer nuestro negocio. No hay que escatimar recursos para ello.

10. Confundir una idea original con una oportunidad de negocio.
Una idea no es un producto y una idea no es una empresa. Se puede tener una idea muy brillante pero que no tenga aplicación práctica en el mercado. No sólo importan las ideas en sí mismas, sino el llevarlas a cabo de forma exitosa: una idea puede tener varios caminos para ejecutarla, así que hay que analizar lo que ya existe en el mercado y buscar diferenciarnos.

Tener una idea y llevarla a la práctica son cuestiones muy diferentes.

Todas las ideas innovadoras, aunque funcionan en algunos casos, siempre representan un riesgo. La competencia hoy en día es muy alta, demasiado agresiva y sería un error y una pérdida de esfuerzo pensar que con una pequeña innovación en algo que ya existe podría ganar y sobrevivir en el mercado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada