lunes, 3 de septiembre de 2012

La generosidad

¿Qué es la generosidad?


Generosidad es pensar y actuar hacia los demás, hacia fuera. No hacia adentro. Hay que decir que muchos hombres y mujeres son ejemplos silenciosos de generosidad: la madre que hace de comer, se arregla, limpia la casa y además se da tiempo para ir a trabajar; el padre que duerme solo cinco o seis horas diarias para dar el sustento a sus hijos; los jóvenes generosos que ayuda a sus amigos cuando tienen problemas. Todos ellos son ejemplos que sin duda deberíamos seguir. Dar sin esperar nada a cambio, entregar parte de tu vida, volcarse a los demás, ayudar a los que lo necesitan, dar consuelo a los que sufren, eso es generosidad. Y no es un valor pasado de moda. La generosidad es la llave que abre la puerta de la amistad, es una semilla que siembra el amor. Una persona generosa se distingue por: 


  • La disposición natural e incondicional que tiene para ayudar a los demás sin hacer distinciones. 
  • Resolver las situaciones que afectan a las personas en la medida de sus posibilidades, o buscar los medios para lograrlo. 
  • La discreción y sencillez con la que actúa, apareciendo y desapareciendo en el momento oportuno.

Que implica la generosidad en la familia:

Pedir permiso para los paseos con mis amigos, así como el estar conciente que nuestros padres no tienen dinero para darnos siempre cuando lo pedimos. Convivir con los miembros de la familia, así tengamos que renunciar al tiempo libre personal.
Ayudarnos en las labores que cada uno realiza en el hogar - Tener mesura al gastar el dinero en cosas que no son de utilidad y afectan la economía El vivir con la conciencia de entrega a los demás, nos ayuda a descubrir lo útiles que podemos ser en la vida de nuestros semejantes, alcanzado la verdadera alegría y la íntima satisfacción del deber cumplido con nuestro interior. Practicando la generosidad en silencio, sin reflectores y sin anuncios en los medios sociales, es la única manera de que, no perdiendo su esencia, nos proporcione paz interior. 

Decálogos

  • Dar y darse sin esperar nada a cambio.
  • Dar consuelo a los que sufren. 
  • Usa tus habilidades y conocimientos para ayudar a los demás. 
  • Apreciar los buenos actos de los demás.

  • Esforzarte por hacer la vida agradable de los demás, saludando a alguien con quien no tienes amistad.
  • Valorar lo que se tiene y dar de acuerdo con la necesidad de la persona. 
  • Utilizar la voluntad para ser el bien. 
  • Respetar las opiniones de los demás.
  • Ceder la palabra o dejar que alguien tome alguna decisión.

  • Actúa a favor de otras personas con alegría teniendo en cuenta la utilidad.

Fuente: eshoraderecuperarlosvalores.com.ar

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada